Por Patricia Gracia

Como podemos comprobar, la puesta en marcha de la reconstrucción de la estación de Quinto va viento en popa Como ya hemos indicado en alguna ocasión, se va a realizar una rehabilitación que en un futuro  va a ser un gran museo con contenido de la guerra civil que sufrió en nuestro municipio.

En estos momentos estamos realizando los trabajos para los cuales nos hemos formado ya teóricamente casi por completo y ahora llevándolos a la práctica.   Esto hace que, para nosotros, sea más ameno el trabajo porque ante todo somos 12 trabajadores que nos gusta trabajar en equipo.

Como podéis ver en muchas de las fotos expuestas en la web, la marcha va más que bien y yo con mis humildes palabras os voy a exponer lo que ya hemos realizado.

 

Nosotros, los peones, ayudamos en los proyectos de edificación y reconstrucción. Las tareas que realizamos implican la carga y descarga de materiales, sobre todo de los escombros acumulados en la planta de abajo, donde eliminamos todo el revestimiento de las paredes en mal estado dejándolas con su construcción original.

Más tarde, cuando avancen los trabajos, las volveremos a revestir e incluso algunas seguramente las limpiaremos bien ya que está en buenas condiciones para exponer como antiguamente se trabajó la construcción de los arcos realizados con ladrillo.

Esta tarea la hacíamos con carretillas y llevando los escombros al contenedor.

 

 

 

 

En la plata superior también hicimos la misma tarea, aunque allí la retirada del escombro ha sido un poco menos pesada ya que pusimos una gran tolva que nos permite el vaciado directamente al conteiner de residuos de escombro.

Los residuos de otro tipo que van saliendo los solemos dejar apartados para luego llevarlos a sus contenedores en el punto limpio de Quinto.

Una tarea que realizamos diariamente es la limpieza de las herramientas y contabilizar que todas estén en un espacio que hemos habilitado como almacén, donde también se guarda el material que nos van trayendo.

Hemos montado y desmontado estructuras temporales como andamios o apuntalamientos.

 

 

 

También hemos levantado casi todas las baldosas del edificio, algunas de las cuales salieron intactas. Las limpiamos y guardamos por si se pueden usar en los suelos del futuro museo

Parte de los ladrillos macizos recuperados los hemos usado para levantar un tabique.

Hemos hecho pasta de yeso para nivelar los soportes para el anclaje de las vallas de cerramiento que sirven para acordonar la zona y permitir solo la entrada exclusiva de los trabajadores y personas autorizadas.

También dejamos colocados los carteles explicativos de cómo se debe acceder en dicha obra y sus normas de seguridad (casco, zapatos de seguridad, etc.)

Igualmente nos hemos ocupado de la limpieza de pintura de la fachada de una de las terrazas, dejando a la vista las grietas que más tarde se limpiarán y arreglarán.

En esta misma terraza se han abierto dos zanjas para poner la manta de aislamiento térmico y acústico.

 

¡En próximas noticias os seguiremos contando cómo avanzan las obras!